Archivo mensual: marzo 2012

Galletas Vueling

El título es bastante ilustrativo. Aprovechando que entre mis nuevos cortadores había un avión… galletitas vueling!! Pero ¿cómo voy a hacer galletas vueling sin la nubecilla graciosa? No pasa nada, me fabrico un cortador y a por ello. El resultado:

Ni os imagináis el cambio que ha dado el avión al añadirle los puntitos de la cola! Parece mentira lo que hacen los pequeños detalles…

Los motores en los aviones reales sobresalen más, así que los he pintado también por el lateral de la galleta.

Y la nube es tan graciosa como sencilla de hacer

Os dejo la camada de aviones y la manada de nubes 😀

Y que tengáis un buen vueling… o un sweet vueling!

Informó la repostera más dicharachera 😉

¡Feliz Cumpleaños Rafa!

Hoy es el cumple de mi hermano (¡¡Felicidades Rafa!!) y, cómo no, tocaba repostear una tartita.

Con esta tarta iba a poner en práctica un par de cosas que quería probar y para las que necesitaba los colorantes que compré hacer poco. Una de ellas iba a ser la decoración, hecha con fondant de nubes (aunque tenía en la recámara buenas provisiones de chocolate porque si se me daba mal hacerlo y quedaba una pachuleta). La otra, algo que siempre que veo en algún blog (y sobretodo ahora que acaba de ser San Patricio y había mooooogollón) me entran unas ganas horribles de hacer: el bizcocho arco iris. ¿Bizcocho arco iris? ¿Eso qué es? El bizcocho es un bizcocho normal, el que quieras, cuando tienes hecha la masa, la separas en cuantos colores quieras poner, la coloreas y la pones en el molde. Según la forma de verterlo, los colores se distribuyen de una u otra forma. Capas horizontales, verticales… yo me decidí por las verticales, que se hace vertiendo el siguiente color en el centro del otro, el primer color se expande para dejar sitio a la nueva masa y voilà! No hice más fotos del making off, sólo esta, con el bizcocho cortado para rellenarlo.

SONY DSC

Un fallo: separé la masa en partes iguales. Consecuencia: el morado apenas se nota, al ser el primero que vertí, su circunferencia es mayor y con la misma masa el grosor que consigue es menor. Para la próxima ya sé que los primeros colores tienen que tener más masa e ir disminuyendo la cantidad gradualmente a medida que nos acercamos al color central.

Después le llegó el turno al fondant de nubes. La cosa es pegajosa en su inicios y aunque al final se seguía pegando, con una buena dosis de azúcar glas por toooodas partes, se dejaba manipular bastante bien. El tema lo tenía claro desde el principio:

SONY DSC

¡¡¡Supermaaaaaaan que nunca le daaaaaan!!!

SONY DSC

El fondant no está mega lisito ni por asomo, pero era el primero y no me exigí grandes resultados. De todos modos, me he informado durante meses y he sacado en claro que los fondant hiper lisitos y para nada porosos, suelen ser industriales. Y para conseguir esa textura con el de nubes hay que tener mucha maña. Como era el primero, no me agobié. Tener una fondant azul que cubriese la tarta era el objetivo. Y ese lo cumplí 😀

¿Y el corte del bizcocho? ¿Como ha quedado el corte? Tenéis en exclusiva el primer vistazo a ese corte 😉

SONY DSC

El fondant, al final decidimos dejarlo sin cortar, cubriendo los bordes del plato. En parte porque nos gustaba como quedaba (sobretodo a mi madre) y en parte por si acaso al cortarlo por los bordes me lo cargaba (sobretodo yo) Es mejor no tentar al diablo en ocasiones especiales!!

La tarta por la mitad:

SONY DSC

Y un poquito más de cerca

SONY DSC

De sabor muy muy rica. El bizcocho era el tradicional de los vasos de yogur, con ralladura de limón para darle saborcito. Relleno de ganaché de chocolate y el fondant cubriéndolo, el fondant de sabor muy rico también, sabe a nubes de azúcar pero con textura de plastilina.

Así que esta es mi primera tarta con fondant, mi primer bizcocho de arco iris y (atención) mi primer repostaje sin entrar en crisis durante su preparación!! Y encima ha gustado mucho mucho!! Así que estoy muy contenta 😀

Y el cumpleañero…. que cuuuuumpla muuuuuchos máaaaaaaas!!!!

Informó la repostera más dicharachera 😉

Cuando sobra glasa…

Ais! la glasa… Siempre sobra. Si no es un color, es otro. (aunque alguna que otra vez he conseguido hacer la cantidad exacta, las menos). Generalmente siempre sobra. Y también por lo general, acaba en la basura… Pero después de la jornada Disney me sobró mucha glasa negra (tuve una pequeña crisis al añadir un poco de clara de huevo a la mezcla y puse un mucho…) y no quise tirarla, así que hice unas galletas redondas y las pinté 😀

Imagen

La glasa no tenía la consistencia que hubiese querido (poca para detalles, mucha para rellenar) pero me negué en rotundo a modificarla, y me apañé con lo mejor que pude. Y descubrí que si un dia acabo saturada de pintar… mejor no volver a pintar al día siguiente!!

Imagen

Pero bueno, no tiré la glasa y han sido un bien postre!!

Informó la repostera más dicharachera 😉

Galletas Disney

Hoy vengo con una entrada especial porque os traigo ni más ni menos que a Mickey Mouse y a Stitch!! Stiiiiitch!!! Quién me conoce entenderá porque es una entrada especial  😀

Al hacer estas galletas aprovechaba para:

– Estrenar mis nuevos cortadores-estampadores (cortan la silueta y estampan en la masa, en este caso los detalles del personaje en cuestión).

– Probar con la glasa mis nuevos colorantes y mis nuevas boquillas.

– Y además ponía a prueba mis habilidades con los dibujitos (que no sé si habré dicho en alguna ocasión que yo de dibujar cero patatero… pero a base de insistir y echarle horas, mínimo en galleta creo que empiezo a defenderme…)

Empezamos dando forma a la masa, aquí se ve lo que hacen los cortadores-estampadores:

Al horno!

Y aquí se ven hechos, como a la masa le pongo levadura (porque me gusta más como quedan de sabor y textura) todas las galletas que hago crecen y se hinchan un poco. Para algunas formas esto supone un contratiempo (por ejemplo los pinos de navidad o las estrellas se redondean, o en algunas ocasiones se juntan más de los debido. O en este caso en concreto, las líneas se difuminan hasta incluso desaparecer, pero como guía me apañan.

Empiezo a pintar y pruebo mis nuevos colorantes en la glasa. Geniales!! Además pruebo, entre otros, los dos complicados  (negro y rojo) y los consigo sin problema. El resto también y además dan un color muy bonito (Aunque para el azul claro usé uno líquido porque sabía que me daba exactamente el color que quería).  Stitch solo con ojos y orejas está muuuuy raro…

Pero poco a poco van cogiendo forma. Aquí a falta de ponerles la nariz… (lo rosa que se ve cerca de dos de las esquinas son los estampadores de Stitch) Y Mickey… como que le falta algo no? Pero dónde están sus piernas!!

A falta de pintarlas…. aquí hay un Mickey con piernas. No es una galleta plana, está sentado! Y los Stitch terminados!!

En formación cerrada!

Y aquí Mickey terminado!!

Vista en escorzo que se ve mejor la forma de la galleta sentada 😀

Un único problema: la transferencia de color, sobretodo lo noto en los ojos, que es donde coinciden blanco y negro. Con dos colores tan diferentes es bastante corriente que el más oscuro modifique el color del claro, (porque se mezclan un poquito) y yo soy tan lista que lo añado cuando el otro aún está fresco… facilitando que pase esto. Peeero bueno, nada que no sea solucionable. Y a ver si aprendo a hacer los ojos de Mickey más….menos…. diferentes 😀

Y estas son mis primeras galletas Disney 😀

¡¡Imprescindible usar una taza a juego!!

Informó la repostera más dicharachera 😉

¡¡Felicidades Papá!!

Anoche volví a hornear con sigilo y nocturnidad 😀 Esto es, estar tranquilamente en el salón hasta que la persona que no puede saber que tramas se vaya a dormir. Entonces te pones manos a la obra, y en este caso, improvisas un tren de galletas en 3D. El resultado:

Digo improvisar porque no tenía cortadores, y fue una obra de ingeniería hecha con tapas de cajas metálicas. Falta un vagón de pasajeros previsto porque me quedé sin masa!! Sacrifiqué el morro de la locomotora para poder completar el vagón de carga y donde se ven dos galletas redondas, en teoría tenía que estar lleno… Además, la fase de montaje se complicó porque las partes no ensamblaban precisamente bien (gajes de jugar con tapas metálicas, medir a dedo y sobretodo no contar con que las galletas crecen un poco….) y como se me fue el tiempo entre secados, la decoración acabó siendo más bien rápida… pero al final, conseguí que pareciera un tren 😀 más o menos.

Y además ha cumplido perfectamente con su objetivo: al levantarse mi padre…. tachán!!!

Feliz Dia del Padre!!

Informó la repostera más dicharachera 😉

Vamos a ponernos morados!!

… o qué hacer con un merengue que después de subir ha hecho chof y se ha bajado: Un mega bizcocho!!

Tuneando la tradicional receta de bizcocho de los vasos de yogur, pero usando las 10 claras/merengue bajado y tan sólo dos yemas, a ver, el vaso de yogur más…. ¿ 8 vasos de harina? ¿1 y medio de aceite? El azúcar también está en el merengue… Échale levadura que ahí hay mucha harina… Claro, que al llevar tan pocas yemas va a quedar muy paliducho… 😀 Bah, no hay problema!

No se aprecia el tamaño pero el plato no es un plato, es una fuente, es decir un Señor Bizcocho. Fallo: le asusté en medio de la subida y luego costó que terminara de hacerse. El susto fue porque también hice seis magdalenas y las metí a la vez, obviamente se hicieron antes y tenía que sacarlas… eso hizo que no subiera mucho por los bordes. El color, perfecto.

De sabor, textura y demás también muy rico! Y tal y como augura el título…. nos estamos poniendo morados!!

Informó la repostera más dicharachera 😉

Milhojas de merengue

Bueno, esa era la intención… pero no han salido. La primera crisis ha llegado al pinchar poco el hojaldre… se han inflado cuando no deberían haberlo hecho peeero bueno, no pasa nada. Se cortan por la mitad y se rellena de merengue! Al hacer el susodicho merengue ha llegado la segunda y última crisis… el merengue ha hecho chof y se ha bajado. ¿La razón? Probablemente haya sido incorporar el almíbar demasiado rápido… Y ya no ha habido manera de revivirlo… Y siendo domingo no puedo ir a reponer las claras!! 😦

Pero bueno, al mal tiempo buena cara 😀 Tenemos sobrasada, queso, jamón serrano y tomate, no? Pues para comer unos hojaldres rellenos!

Unos cuantos de sobrasada con queso y otros cuantos de jamón serrano con tomate y un chorrito de aceite de oliva.

Mañana el capítulo de qué he hecho con el merengue fallido 😀 (si sale, que se está poniendo remolón…)

Informó la repostera más dicharachera 😉