Archivo de la etiqueta: merengue

Tarta Madrid – Barça

¿Cómo? ¿Que esta noche juega quién contra quién? Pues entonces hoy es el dia perfecto para enseñaros la tarta que hice la semana pasada. Era para un cumple doble y tuve que ponerme salomónica…

SONY DSCMitad merengue y mitad culé. Aunque el único merengue que lleva es el simbólico, la tarta era de bizcocho de vainilla con relleno de ganache de chocolate con leche.SONY DSCLa tarta está cubierta con fondant. Una mitad de blanco y la otra blaugrana. Los escudos están hechos con la técnica de puzzle y, para que conste, la decisión de qué escudo iría encima se basó en la comodidad. El escudo redondo ganó por la facilidad para quitar el cacho al otro. Que yo sea más del Madrid es una alegre coincidencia 🙂

SONY DSC

Ya tenía experiencia con el escudo del Barça pero con el del Madrid era primeriza y le tenía miedito a la corona con tanto vericueto, aunque gracias a los rotus de tinta comestible quedó bastante apañada 😀 Eso sí, lo de colocar cada bolita en su sitio con unas pinzas…

Con el escudo del Barça, la otra vez todavía no tenía los rotus y me tocó hacer el balón cacho a cacho, esta vez ha sido más fácil y además he podido añadir el borde negro.

SONY DSC

Y aunque lo de poner el escudo encima tiene su explicación desde la neutralidad… la siguiente foto está hecha con toda la intención 😀

¡Hala Madrid!

SONY DSC

Me dijeron que la tarta fue un éxito y que gustó mucho. Y yo feliz con la derbitarta 😀

Esta noche que reine la paz y la deportividad (dentro y fuera del campo) y que gane el que más se lo merezca.

Informó la repostera más dicharachera 😉

Macarons borrachos. El reto más dulce

Pues aquí os traigo El reto más dulce de Marzo: Macaronsreto marzo

Para quienes no lo recuerden, este ya era un reto personal propio que tenía aparcado después de los desastrosos cacharons. Pero ya me estaba picando otra vez el gusanillo y despues de ver el tutorial de Rubén, me puse manos a la obra. El resultado… esperanzador 😀

Antes de entrar al horno están todos redonditos y planitos pero…. Lee el resto de esta entrada

¡¡Feliz Cumpleaños mamá!!

Hoy por ser el cumple de mi madre, tartita al canto!! A petición de la cumpleañera ha tocado de limón y merengue… mucho merengue!! He aquí el resultado:

No hay foto del corte para que veáis el groso del merengue… pero para que os hagáis una idea ponedle dos dedos entre el bizcocho (sable breton) y la crema de limón, y el resto merengue y más merengue!

Tampoco hay foto de la tarta con velas, porque de ese momento hay un vídeo y ¡¡cantamos!! ¡Así que nunca verá la luz!

Y aunque mira que le he puesto dos capas gigantes de merengue… me ha sobrado… ¡¡qué manía tienen las cosas de sobrar!! Es demasiada cantidad para comérselo por las buenas (aunque voluntarios había…) y demasiado tarde para hacer madalenas o cualquier cosa con la que usarlo como decoración… Mmm ¿Pruebo los macarons? Nooo, que casi es la hora de la merienda y hay que celebrar un cumpleaños!! Como los macarons tienen que reposar y decidir si son macarons y cacharons no sirven… Mmmm veamos, ¿y los dacquoise de coco que ya hice en su día? Para los dacquoise usaba claras a punto de nieve y no merengue italiano, por lo que no saldrá lo mismo… además tengo las sobras de un merengue de ocho claras, es decir ni idea de las que quedan, no tengo referencia para adaptar el resto de ingredientes… Pero ¿acaso eso va a ser un impedimento? ¡¡Para nada!! Para qué sirve sino el ojo de buen cubero! 😀 Así que oficialmente me ha sobrado el merengue de dos claras, le he enchufado el resto de los ingredientes, a la manga para hacer mojoncillos en las bandejas y al horno!! He aquí, rodeadas de galletas:

Crujientes, ligeros y con sabor a coco. Aunque no son dacquoise… pero mientras se horneaban he recordado las pavlovas, que aunque solo sé que son un postre hecho a base de merengue, que se queda crujiente por fuera y esponjoso y ligero por dentro… me da la impresión de que mínimo un aire tendrán con esto. Podrían ser dacqlovas. O pavloise. Sea como fuere, han gustado!! Y la tarta también!

Y aunque por unos minutos… ¡llego a tiempo! ¡¡Felicidades mamá!!

Informó la repostera más dicharachera 😉