Tarta Stormtrooper

Hoy os traigo otra frikitarta 😀 ¿Os acordáis de la celebración doble con Juego de tronos? Pues este fin de semana se ha seguido celebrando (Nunca sobran las celebraciones y más en estos tiempos!) y para esta ocasión me pidieron una tarta más pequeña y con temática de Star Wars, concretamente cubierta de negro, con la imagen de un soldado imperial encima y que pusiera Star Wars en el lateral con letras amarillas. Dicho y hecho:

SONY DSC

SONY DSC

Con esta tarta tuve una pequeña crisis… Veréis, yo pasé del fondant casero con nubes de algodón al fondant casero con glicerina y demás ingredientes, peeeero para conseguir hacer fondant rojo y negro, tenía que usar cantidades ingentes de colorante, por lo que sólo hacía cuando era estrictamente necesario. Poco a poco la “moda” de la repostería creativa ha hecho que cosas como el fondant se empiece a vender en grandes superficies y llegue a mi zona… cosa que me facilita comprar estos dos colores y poder usarlos sin problemas, y así podía cubrir esta tarta de negro, tal y como me habían pedido. Iba a ser la primera vez que cubría una tarta con fondant puramente industrial e igual soy la única persona en el mundo pero no me ha gustado NADA DE NADA!! Con lo feliz que soy con mi fondant caserito!

A ver, no me malinterpretéis, que sí, que se maneja muy bien, apenas se pega… y todo lo que queráis… pero es que no se seca, y eso se queda blandurrio y fofo por los siglos de los siglos!! Y claro, como no se comportó como lo haría mi fondant… ahí comenzó la crisis. Cubrí la tarta de negro. Todo bien. Coloqué al stormtrooper. Todo bien. Hice las letras y las puse. Todo bien. Llega la hora de pintar los detalles del soldado imperial. Para pintar normalmente me apoyo con mucho cuidado y casi sin hacer presión sobre la tarta, lo justo para no estar a mano alzada y tener mejor pulso. Habitualmente al dejarle tiempo haciendo otras cosas, el fondant (mi fondant) se ha ido endureciendo un poco y me deja apoyarme sin dejar rastro. ESTE NO. Es más, éste no solo se quedaba con la marca del dorso de la mano sino que fue aplastándose y resbalando por el lateral hasta formar un auténtico desastre… Me tocó desforrar la tarta, tirarlo todo, dar una vuelta, relajarme y volver a empezar. Sabiendo de qué pie cojeaba el fondant, lo dejé toda la noche tranquilo antes de hacer la decoración para que se endureciera un poco. Pero ni por esas, eso seguía fresco y lozano… Que yo que sé, el fondant industrial será así…. pero como diría Yoda: “Mi no gustar, fondant casero yo preferir”

Crisis aparte, pude pintar al stormtrooper (intentando dejar poco rastro) y terminar la tarta 😀

SONY DSC  SONY DSC

Y… ¿De qué era la tarta por dentro? Pues con una pequeña variación respecto a las anteriores, mantuvimos el bizcocho de chocolate pero cambiamos el relleno por buttercream de chocolate blanco.

¿Queréis ver el corte? También lo tengo esta vez!! (Pero tampoco os acostumbréis demasiado…)

stormtrooper 01

Me dijeron que gustó mucho y yo que me alegro!

Informó la repostera más dicharachera 😉

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: